Si tiene un vaporizador de vapor, es necesario un mantenimiento simple pero regular para evitar que la caldera se incruste. ¿Qué agua debe utilizar? Las calderas, de baja o alta presión, están diseñadas para funcionar con agua del grifo. Sin embargo, la presencia de cal y el riesgo de acumulación de incrustaciones requieren algunas precauciones de uso y mantenimiento. A continuación se ofrecen algunos consejos para que su vaporizador vertical funcione sin problemas: si el agua es muy calcárea, puede diluirla al 50% con agua desmineralizada. Para evitar cualquier acumulación de cal que pueda obstruir ciertas tuberías, se recomienda enjuagar con agua limpia cada 10 usos (véase el manual de instrucciones). En caso de cal grave, llene el depósito de su vaporizador con una mezcla de vinagre blanco de uso doméstico (1 vaso de 25 cl) y agua limpia (1 litro), caliéntelo, deje escapar el vapor durante 30 a 45 segundos, apague el aparato y déjelo funcionar durante 1 a 1h30. Entonces proceda a drenaje y enjuague Precaución: después de la descalcificación, utilice un paño la primera vez que lo utilice para asegurarse de que no hay ningún residuo de la mezcla de vinagre + agua que pueda manchar una prenda. El uso de ácido sulfámico o ácido cítrico (productos descalcificadores que se venden para cafeteras eléctricas y otros aparatos de vapor) puede sustituir al vinagre blanco. Evite utilizar cualquier otro producto descalcificador que pueda ser demasiado agresivo y alterar el buen funcionamiento de su aparato. Para reducir la cantidad de cal en el agua utilizada para el vaporizador vertical, puede utilizar una jarra para el tratamiento de la cal como Iron Care de Philips, que reduce en gran medida la cantidad de cal en el agua y garantiza un fácil mantenimiento y preserva la vida útil del aparato.